Facebook Live
 
En línea

Pitazo final

aamoscu

Foto Tomada de Internet

El Gobierno griego tomó la decisión de suspender la Liga del país, tras los últimos episodios de violencia vividos en el partido que disputaban PAOK y AEK, en el que el presidente del primer equipo, Ivan Savvidis, irrumpió en el campo con una pistola al cinto y profirió amenazas de muerte contra el árbitro, por lo que la policía griega emitió una orden de detención contra él.

La orden imputa a otras cuatro personas, probablemente sus guardaespaldas, que invadieron el campo de juego junto a Savvidis. "La Liga no se reanudará hasta que encontremos un nuevo escenario, convenido por todos. Lo que vimos es un ataque al honor del fútbol griego. Dañan al club y a los seguidores del equipo. Que alguien entre al campo con una pistola en la mano es una provocación inadmisible, independientemente de lo que haya ocurrido", añadió el viceministro de Cultura y Deportes de Grecia, Yorgos Vassiliadis.

El encuentro transcurría con empate sin goles. Y en el tiempo añadido, Varela introdujo el balón en la red. El árbitro, sin embargo, señaló fuera de juego e invalidó el tanto que hubiera situado al PAOK en el liderato de la competición.

Finalmente, tras dos horas de parón en las que Kominis se refugió en el vestuario, el árbitro cambió su decisión, concediendo el triunfo por 1-0 al PAOK ante el AEK Atenas y dio por concluido el encuentro.